Mi ciclo anual.

>> viernes, 25 de septiembre de 2009

Las estaciones van cambiando y con ellas mi mente, debe ser que con eso de que la primavera la sangre altera, ésta se me debe ir a otro sitio que no es la cabeza. Ayer me sorprendí recordando noches brumosas, con las farolas creando halos que retienen la luz y le dan al ambiente una tonalidad lúgubre que despierta en mi mente sueños, me hace ser más hogareño, enciende recuerdos de lluvia resbalando por los cristales, días fríos al calor de la chimenea, el crepitar de las brasas y las tonalidades cambiantes de la luz que emana de ese rectángulo con fuego que nos hace perder la vista en él.

Amo la primavera, es el renacer de mi año, mi año comienza con los primeros brotes en los almendros, con los cerezos llenos de guirnaldas rosas, el césped torna de ocres y amarillos a frescos verdes con pequeñas manchas de un escarlata intenso que son las amapolas, los días se alargan como si crecieran y van madurando, los tonos pasteles del inicio cambian a encendidos en el principio del verano, es cuando mi año llega a la mayoría de edad. Los olores evolucionan y pasan de un suave y fresco aroma en el aire a complejas mezclas de dama de noche, jazmín y azahar, como si el verano compensara el calor diurno con el frescor y los aromas de la noche hasta que llega la madurez de mi año con el otoño, el viento hace girar en el aire las hojas que caen de los árboles, esas que en los tórridos días del verano nos han dado sombra, el día se vuelve más hogareño y se retira antes para dar paso a noches de cielos cristalinos donde las estrellas brillan con una claridad como en ninguna otra estación del año. La explosión del color que hace tiempo ha ido decayendo torna a la paleta de los oscuros, tiñendo todo de marrones, ocres y dorados pese a que los liquidámbares, que durante todo el año han pasado desapercibidos, al llegar el otoño estallan en un baile de colores que asemejan un incendio en sus hojas con tonos burdeos, naranjas y amarillos. Los árboles, en un periodo de tiempo tan corto, transitan de mecerse al son de la brisa haciendo música con sus tiernos brotes y verdes hojas a rasgar el aire con sus ramas desnudas que asemejan extremidades descanadas, la oscuridad se apodera del día y un frío mortecino inunda el aire donde el eco de los días brumosos hace sentirte solitario mientras el ruido de tacones en el frío suelo te acompañan como si una burbuja de aire gélido te envolviera, incluso la luna cambia y se cubre con una capa de un color más glacial. Llega esta época del año y mi mente vuelve a la posición melancólica y descriptiva que durante el verano desaparece como si el estallar de colores y olores la acobardara y ésta, asustada por la calidez, se recluyera para una especie de hibernación invertida.

6 Pasearon y charlamos:

LadyRugi 25 de septiembre de 2009, 19:59  

Bueno, bueno. Es cierto que te vuelves más descriptivo, pero de una forma muy agradable.

Con tu descripción nos has regalado a todos un pequeño paseo por las imágenes más bonitas de cada estación. A mí me gusta el otoño porque adoro acostarme por las noches y oír las gotas repicar en el deslunado al que da mi habitación. No sabría decir si prefiero esta estación al resto, creo que cada una, como has dejado ver en tu entrada, tiene su encanto.

Un beso, Santi =)

Sonia. 26 de septiembre de 2009, 21:55  

Q ue bonito paseo por tus estaciones emocionales y ambientales ocomo se le llame, me encanto como lo describiste. a mi en lo personal disfruto mucho del otoño es mi estacion favorita despues el invierno y las otras dos me dan lo mismo, es que no me gusta el sol y por tanto el calor, pero bueno ni modo tampoco es eso que me guste vivir entre tinieblas, pero bueno asi es esto. hay que parender a vivirlas cada una a su paso y disfrutar lo mejor de ellas.

un abrazote y que tengas bonito finde!

eva-la-zarzamora 27 de septiembre de 2009, 19:07  

Me gusta cuando te vuelves poeta, me gusta cuando me haces reir.

Me gusta leerte,sencillamente.

Un beso.

J.M. Ojeda 27 de septiembre de 2009, 19:17  

¡Bueno pue na! Al parecer a todos nos gusta el cambio...

Saludos de J.M.Ojeda.
P.D.Me gustó su blog.

Jeanne 27 de septiembre de 2009, 22:20  

Es verdad que la primavera nos revoluciona, que Abril es un camino dulce y amable pero...

Mi ciclo empieza en Otoño. Es mi momento de ganas para todo. Es el frio que se acerca y que me invita a volar.

Si pudiera convertiría las 4 estaciones en 3 eliminando la que empieza por V, la estación que me mata.

Un abrazo otoñal pero con vocación de primavera.

J:-)

zayi 27 de septiembre de 2009, 22:38  

QUE ENTRADA MÁS BONITA Y BUCÓLICA... MI CICLO EMPIEZA EN EL VERANO ( SOY ALERGICA Y LA PRIMAVERA ME GUSTA PERO, ME MATA)... ME GUSTA RECIBIR EL SOL, BAÑARME EN EL MAR... ANDAR DESCALZA POR LA CASA...CREO QUE SOY BICHO DE MAR...
BESITOS MI SANTI.

  © Blogger templates by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP