Yastoy aqui porque hi llegau!!!!!

>> viernes, 4 de septiembre de 2009

Pues ya estoy aquí, tras el mes de vacaciones que parecía que nunca iban a llegar, llegaron y han pasado en un momento. He traído muchas fotitos y ha habido de todo, calor, largas caminatas, visita a lugares preciosos y al final unos días de descanso en la playa. Voy a intentar resumiros mis vacaciones.
Empezó el viaje destino a Gerona, allí fui al hotel AC Palacio de Bellavista…. Hotel de nueva construcción, cerquita del centro, aunque está en lo alto de la montaña y bajar….ya sabéis, pero subir….buffff, mu cansino. El hotel es nuevo, muy bien decorado y muy completo, aproveché para cenar en el restaurante Numun que se encuentra en el mismo hotel, este restaurante está asesorado por los hermanos Roca, de “El Celler de Can Roca” posee una amplia carta muy bien pensada en la cual te indican que platos se pueden modificar para convertirlos en vegetarianos y cuales están exentos de gluten, el menú tiene tres opciones: un menú que denominan Ejecutivo por 25€, otro que denominan de temporada por 35€ y a la carta que puede rondar los 60-70€ por persona. La calidad, atención y presentación de los platos es excelente lo único a destacar en el lado negativo es la carta de vinos, un poco escueta con grandes faltas y clasificada por precios, aunque a muy buen precio eso si. En resumen para repetir y aconsejar.
De Gerona marché a Niza, la verdad es que las veces que he estado en Niza me ha parecido una señora mayor con mucho maquillaje y varias operaciones de silicona, no es una ciudad que me enamore, es la típica ciudad pensada para el turismo, bonita pero sin pretensiones que no sean playa. Playa que si estuviera aquí no iría ni el gato porque es enorme, pero con unos cantos rodaos como melones en donde si te tumbas te destrozas la espalda. Me sorprendió ver recintos cuadrados cerrados con vallas metálicas de 2 metros y rellenos de arena, pero no de arena blanca sino arena de obra en donde si te metes, previo pago, parece que te encuentres en el patio de una cárcel, solo te falta estar con la taza metálica raspándola en la malla, por lo que o pagas tumbona, o pagas reclusión carcelaria en mitad de la playa o eres masoca y te eslomas en las piedras. Lo bueno es que Montecarlo y Cannes están a tiro de piedra y poseen playas de arena. El hotel lo cogí en la avenida principal que se llama Promenade des Angles, las vistas eran geniales y no pude resistir hacerle una foto a la playa de noche, no por que me pusiera el despertador ni nada por el estilo sino que, vete a saber por qué en mitad de la noche me desperté con una gastroenteritis que me iba por la pata abajo y entre viaje y viaje, como no tenia mucho tiempo para nada, hice alguna foto, os pongo una de las pocas que no están movidas (como mi estomago)…las prisas ya sabéis.
Tras dejar el hotel con surco en la moqueta por mis idas y venidas al baño y ver Niza, Mónaco y demás salí hacia Padua, solo había estado una vez pero me enamoró es una pequeña ciudad coqueta limpia y agradable, posee el primer jardín botánico del mundo, que aún se encuentra y es digno de ver y una preciosa universidad que fue la primera en otorgar un titulo a una mujer en 1678, está el café Pedrocchi histórico y comúnmente llamado café sin puertas porque estaba abierto todo el día y todos los días, el Prato della Valle, una especie de plaza-parque-museo digna de ver, con un canal que la circunda y este rodeado de magnificas estatuas, sus 4 plazas, Piazza Della Fruta, Piazza delle Erbe, Piazza dei Signori y Piazza del Duomo no hay que dejar de verlas, Tanto en la plaza de las hierbas como en la de la fruta hay mercadillo en el cual te venden de todo, en la de la fruta como su nombre indica venden fruta, tan bien colocada y con un aspecto tan apetecible que no puedes salir de allí sin comprar algo para ir comiendo, si vais en las fechas que he ido yo os aconsejo la uva, exquisita, jugosa y enorme con granos de 4 cm que te llenan la boca pero que son un placer hacerlos estallar contra el paladar.
No olvidéis visitar la basílica de San Antonio una hermosa y sobria construcción en ladrillo que merece la pena ver. Para comer teneis varias opciones, os recomiendo una pizzeria que hay en la Piazza delle Erbe que se llama...¿joer como se llama?, lo busco y lo pongo cuando lo encuentre, ¿vale?, a mi parecer una de las mejores que he comido en Italia, o una que se llama Pe Pen en una callecita tras el corso….otra son los fantásticos sándwich que hace cualquier bar, Como Padua queda a menos de 50 km de Venecia pues eso, que mi siguiente destino fue Venecia, solo había estado una vez hace tropecientos años y no me gustó, entonces era una ciudad sucia con muy malos olores y caótica, tras el paso de los años o ella ha mejorado o yo la veo con otros ojos ya que pese al calor que reinaba olía a mar, sus callejuelas me hicieron ralentizar mi visita y perderme por ellas, saliendo al gran canal y en la puerta de una sastrería sentarme con el agua a mis pies y la tranquilidad de estar sin turistas.
Venecia es una ciudad de la que todo se ha dicho, es bonita, monumental y con una gran historia, pasear por sus callejuelas sin un plano no es ningún problema ya que está señalizado todo lo importante y perderse es casi imposible. También es imposible localizar el Mc Donnals cosa que a mi parecer le otorga 1 punto más, está metido en un callejón sombrío y si no vas con plano es casi imposible localizarlo, un olé por esta ciudad.
De la ciudad de Venecia que deciros, preciosa, lástima que el puente de los suspiros estuviera restaurándose porque es precioso, el hotel de Venecia que recomiendo es el Danieli, en él se han hecho varias películas y es espectacular, trato exquisito y ubicado justo al lado de la plaza de San Marcos.Si no, podéis entrar a su cafetería que también merece la pena una cervecita Peroni sentado en sus mullidos sillones es una buena opción para recuperar fuerzas y descansar, el precio es inferior al de las cafeterías de la plaza de San Marcos, es mucho más tranquilo y el marco sin comparación.
De Venecia marché a Florencia, allí me hospedé en el AC Firenze, situado en una zona de reciente construcción tras la Porta al Prato, céntrico y bien comunicado. Me decidí por hoteles de la cadena AC ya que todos son de reciente construcción o remodelación y en Italia es algo que recomiendo, las estrellas allí las tienen de adorno y te puedes encontrar desagradables sorpresas. En Florencia no podéis dejar de tomar los helados de la heladería La Bottega del Gelato, está en la Via Por Santa María, son tipo polo pero cremosos y sabrosos, el de fresa es para quitar el sentido, de allí al Porcellino, junto al Mercato Nuovo, para ponerle la moneda en la boca y ver si cae en la alcantarilla, si lo hace quiere decir que volverás….en mi primer viaje lo intente media docena de veces y al final no entro ninguna por lo que en vez de la alcantarilla fue a mi bolsillo y mira, he vuelto 3 veces más, pa que te fíes de la tradición. Para comer recomiendo el restaurante 4 Leoni que está en la calle Via de´Velluntini, 1 (Piazza Della Passera) al otro lado del Ponte Vecchio, aquí os recomiendo la bistecca alla Florentina preparada a la brasa merece la pena, aunque el plato es para dos ya que la cantidad sobrepasa el kilo, acompañado por un buen Chianti ya que estamos en su zona de producción. Merece perderse en las calles de Florencia, visitar el Duomo (Basílica de Santa María dei Fiori), el Palazzo Piti, donde enfrente tenéis una enoteca donde descansar y probar los caldos de esta magnifica región acompañados de una Bruschetta, que es una rebanada de pan con trozos de tomate cortados en dados, una chorradita de aceite de oliva y albahaca,o de queso de la región ya que aquí se hace el Parmigiano Regiano, Grana-Padanno y Pecorino Romano, quesos que compré en el Mercato Centrale me traje del viaje y a los que ya he empezado a dar buena cuenta, así como un poquito de Chianti y vinagre de Módena, ciudad distante de Florencia unos 100km y donde se hace el famoso Aceto Balsámico que puede llegar a ser carísimo dependiendo de los años de crianza ya que una botellita de unos 40ml y 50 años de crianza puede costar 130€, y como no, el típico Limoncello. Desde Florencia visité Verona, ciudad donde está el famoso balcón donde Romeo le tiraba los tejos a Julieta y al que te puedes asomar previo pago….como cambian las cosas, ahora te cobran por to, anda que no han aprendido los italianos en pocos años, a diferencia de mi anterior viaje que me colaba en los museos junto a los grupos de extranjeros o entraba por la salida este año se han espabilao y he tenido que pagar todas las entradas religiosamente, cosa que veo correcto pero que no sé….tenia su morbillo colarte. Verona tiene mucho que ver ya que es Patrimonio de la Humanidad, desde su Piazza delle Erbe, que viene a ser como nuestras plazas mayores, que hay en todas las ciudades. Su Arena que es uno de los anfiteatros mayores del mundo donde en verano se hacen representaciones líricas, su catedral, sus plazas, palacios, puentes y puertas merecen que pierdas algunos días en esta magnifica ciudad donde por desgracia los turistas se conforman perdiendo horas para fotografiarse junto a la estatua de Julieta con la mano en su teta…que la pobre la tiene desgastada y brillante del trajín y del sobeteo.
Seguidamente visité San Gimignano a unos 35 minutos de Florencia y a la misma distancia de Siena, es un pueblecito medieval entre las colinas de la Toscana que hacen del paraje un sitio idílico. Pequeño muy bien conservado donde has de dejar elcoche fuera y subir hasta el pueblo a patita pero merece la pena ya que sus 15 torres se han conservado como están desde la edad media,
es un pueblecito que puedes visitar en el día y en el que está la multipremiada Gelateria di Piazza, ganadora del concurso mundial de 2006-2007 2008-2009, está en la Piazza Della Cisterna, la conoceréis por la cantidad de gente que se agolpa en su puerta y cuando consigáis comprar uno no la olvidareis por el sabor del helado,mmmmmmmmmm.
Una vez visto San Gimignano fui a Siena, también Patrimonio de la Humanidad, preciosa ciudad que según la leyenda fue fundada por los hijos de Remo el hermano de Rómulo (fundador de Roma). Si San Gimignano te pareció empinado alucinarás con Siena, donde en una de sus entradas hay escaleras mecánicas para subir a lo alto, desde aquí le doy las gracias a la Comuna de Siena por ellas.
Siena es para dedicarle, al igual que Verona, algunos días, su Catedral es de cuento, preciosa por fuera y por dentro, un claro ejemplo del gótico italiano, en su interior te sorprenderán los mosaicos del suelo, increíbles. A la izquierda de la entrada, frente al pulpito sostenido por leones encontrareis una pared llena de peticiones y cascos de moto que pese a preguntar no supe entender a que se debía su presencia allí. Un apunte, os recomiendo sacar las entradas de la catedral en el museo de la Opera que está en un lateral ya que así os saltáis la cola de entrada en el Duomo y pasáis directamente, coger la entrada completa ya que por 10€, 4 más que la de solamente el Duomo te permite ver este (sin aguantar colas), el museo dell´Opera, la Cripta, el Baptisterio y el oratorio de S. Bernardino. Lástima que no llegara a tiempo para la fiesta de il palio di Siena que se celebra el 2 de julio y el 16 de agosto…una pena, es la fiesta en la toda la ciudad se engalana de estilo medieval, hay carreras de caballos que se corren a pelo en la cual gana el caballo, no el jinete ya que si el caballo pierde en el transcurso a su jinete y gana, se convertirá en el huésped de honor de la cena de la victoria.
De Siena marché a Roma, en roma había reservado habitación en el Hotel Sant Anselmo, un pequeño hotel situado en el monte Aventino, una de las siete colinas de Roma, muy cerquita del Circo Massimo y de las Termas de Caracalla, el hotel me sorprendió ya que incluso tras haber pasado por él no se cuantas estrellas tiene, está considerado un hotel boutique de lujo pero en la pagina web ponían cuatro estrellas lujo, allí, en la puerta, había solo 3 pero lo que si puedo deciros que lo recomiendo con los ojos cerrados, precioso, romántico y coqueto, todos los detalles cuidados, habitación con jacuzzi y ducha de hidromasaje,un jardín precioso donde desayunar con un buffet de calidad y un trato exquisito donde se desvivían por complacerte.Una curiosidad, cerquita del hotel, en Via di Porta Lavernale hay una placita con obeliscos blancos construida por la Orden de Malta ya que ese terreno fue donado por la Santa Sede y no pertenece ni al Vaticano ni a Roma ni a Italia sino a la Orden, allí en la plaza, custodiada por el ejercito hay una puerta verde, esa puerta es la que cierra el territorio de la Orden de Malta y donde no puede entrar nadie que no sea integrante y tenga el permiso de ésta. Lo que si podéis hacer es mirar por la cerradura de la puerta que es redonda del tamaño de una moneda de 2€, la vista os sorprenderá ya que tras un pasillo formado por árboles haciendo cúpula se puede ver el Vaticano con una claridad que llega a simular una maqueta,
si vais pese a ser solamente una mirada por una cerradura, no dudéis en hacerlo y cotillear por esta mirilla.Al lado de esto está el Giardino degli Aranci o jardín de los naranjos, merece la pena por sus preciosas vistas de toda la ciudad y para terminar con esta colina, en el camino de la plaza de la Orden de Malta a el jardín de los naranjos hay 2 iglesias, Santa Sabina y San Bonifacio y Alesio. De Roma, ¿qué escribir que no se haya dicho ya?…para estar 2 meses y no terminar de verla, se podrían llenar 1000 blogs y no describirla bien, yo, para no ser cansino en el relato de mi viaje e intentando acortarlo para poder ser ameno, deciros que tienen las iglesias por castigo, a cual más bonita, no se cuantas habrá en roma calculo que más de 300, por mucho que lo he mirado en Google no he conseguido averiguar su número, parece como si se hicieran la competencia porque son a cual más bonita y en una calle o en un tramo de 100 metros puedes encontrarte 3, hay oratorios que teniendo escasos 100 metros pueden hacer que estés una hora viendo arte. He visitado lo típico, el Vaticano
Santa María la Mayor, el Coliseo, la Fontana, la boca de la Veritá.... vamos todo lo que he podido y sobre todo he paseado, perdiéndome por sus calles, fotografiando lo que me llamaba la atención (aquí una ventana, aquí una puerta) y descansando en sus terrazas, tomando cafés exquisitos en todas sus modalidades: caffè normale, caffè ristretto, caffè Lungo, caffè ristretto macchiato caldo
 o freddo, caffè lungo macchiato caldo
 o freddo, caffè ristretto macchiato caldo senza schiuma, Caffè normale macchiato……¡¡y luego hablan de los españoles que van 4 a un bar y piden 5 cafés distintos!!), o perdiéndome en sus empedradas calles. Un par de días salieron infernales, un calor insoportable, andábamos todos locos buscando la sombra y cualquier sitio donde beber, los puestos de agua se hicieron de oro, a 2 y 2.5€ la botella de 50, esa tarde bebí más de 5 litros, al final ya pedía que me inyectaran el agua en vena. De comer, ya que he recomendado sitios os recomiendo un restaurante casero, en el que no encontrareis turistas, se llama Trattoria da Bucatino y está en Via Luca della Robbia, 84, Testaccio, me lo recomendaron en la recepción del hotel porque estaba cerca y la verdad que muy bien, la “Máma” cocinando y atendiendo las mesas y el marido y los hijos sin rechistarle. El sitio era un restaurante normalito tipo barrio pero habia sido premiado varias veces, una de ellas con la medalla de oro del E.P.T. de Roma por la hospitalidad, la riqueza de la cocina y por el famoso “Carretto delle Svojature” que aún no me he enterado que quiere decir. Me comí de primero Fettuccine cremolate tartufo funghi (Fettuccini cremosos con trufa y hongos) y de segundo Coda alla vaccinara (plato típico Romano que es rabo de buey con verduras) que me supieron a gloria y fue junto con 4 Leoni de Florencia, los dos únicos sitios donde repetí. Otro restaurante que nos indicaron fue el Ristorante Apuleius muy acorde con el hotel, también cerca de él. Lugar romántico y con buena comida y servicio.
De Roma, ya de camino de vuelta, fui a Milán, donde me hospede en otro AC, el AC Milano, el cual no tiene nada destacable excepto que me dieron la habitación en la planta 17 y las ventanas estaban trabadas para que no se suicidara la peña, bonitas vistas pero tras un cristal que parecía blindao de lo gordo que era.Milán es una bella ciudad en la que destaca su Catedral gótica en la que invirtieron más de 500 años para su construcción, la fachada alberga 3159 estatuas de las que la Madonnina di Prego es la más querida. La verdad que a mi parecer esta es la catedral más bonita de Italia, pero ya sabéis, para gustos los colores. La mejor manera de moverte por Milán es el tranvía si tienes suerte y coges la linea 2 es muy posible que montes en uno de los antiguos,al entrar en ellos tienes que validar el billete en unas máquinas que hay para ello, lo digo porque de esto me enteré en el hotel el día de la vuelta por lo que tengo todos los billetes sin usar...siesque parezco de pueblo oye. En Milán, a la izquierda del Duomo están las Galerías Vittorio Emmanuele donde pasar un ratito de tiendas, por la salida del fondo, enfrente de la principal, sales a una calle que te lleva a la Piazza della Scala, donde se encuentra el famoso y más grande teatro de Ópera del mundo, su fachada no es que sea pa quitar el sentido pero bueno, ahí está. El Castillo Sforzesco merece dedicarle un ratito, cosa curiosa es que en el foso del castillo hay una guardería. El castillo está en un gran parque en el que cuando estuve había una competición de baile para la tercera edad, era para ver a un ancianito de 93 años como se movía el jodio....ya quisiera yo hacerlo así con mis años, una autentica pasada.
Ya se acercaban el final de mis vacaciones y con pesar en el alma abandoné Italia, de camino al terruño, en Francia, pasado Niza y antes de Marsella hay un pueblecito que se llama Saint Maximin la Sainte Baume, si pasáis por allí recomiendo que entréis, es una pequeña aldea Galo Romana que tiene un encanto difícil de olvidar, junto a la basílica, muy hermosa, está el hotel de Le Couvent Royal convento del siglo 13 convertido en hotel en el cual las celdas han sido transformadas en habitaciones, merece la pena comer o cenar en el claustro, buena presentación y servicio, en un espacio mágico en el cual se hacen, en determinadas fechas, jornadas gastronómicas. Nada caro, ni el alojamiento ni el restaurante.
Ya de vuelta a la ruta y destino penultimo, Sitges, al hotel de siempre, el Dolce Sitges donde me relajé los últimos días,
cenitas en La Fragata, en La Taberna del Puerto, paseos por la playa, sol.... y finalmente Zaragoza. Ya estoy aquí y me volvería a ir sin dudarlo.....que tristestoyyyyyyyyyy.
Bueno he intentado poner fotos pero como aún no manejo este parato que me compré antes de irme no he podido poner más, poco poco iré poniéndolas o retocando esta entrada porque tantos días y tanto visto se me olvida, además solo he puesto fotos de una cámara porque la otra aún no la he sacado, todo se andará.

13 Pasearon y charlamos:

Yuria 4 de septiembre de 2009, 14:11  

Jope!

Bienvenido. Benbenute. Bien venue.

Te esperábamos. Para empezar el otoño blogueando con ganas.
Un beso.

Zingara28 4 de septiembre de 2009, 15:04  

Hola Santi!
Que buenas vacaciones...! pero mas bueno es tu regreso aunque supongo quisieras vacaciones perpetuas... Bienvenido!
Veo que vuelves recargado, lindas fotos, un super post turistico.
Saludos y un beso.

santyjazz 4 de septiembre de 2009, 15:29  

arf, arf, arf conseguí terminar la super crónica. He necesitao dos noches enteras, dos cafeteras llenas de cafecico, veinticuatro paquetes de Trucados y dos de Kleenex de lo emocionao que estoy de leerte. En fin, bienvenido animal!

Sonia. 4 de septiembre de 2009, 19:01  

wow!!!
que espectacular viaje te has aventado... envidiable!.

cada rincon y cada miradita que echaste por aquellos lares se ha quedado detenida en estas fotos que son una belleza!.. mil gracias por compartir.

Lo que me mato de envidia fue andar de shopping en Milan... ajaja, eso si no te lo perdono!.. me van a salir canas verdes del coraje.

=0p


naah, obviamente te la pasaste de maravilla!

bienvenido

besitos

LadyRugi 4 de septiembre de 2009, 20:42  

Hay que ver la vida que se nos pega el señorito ¿eh? =)

Qué bonito todo, y qué buen gusto (menos por Niza, por lo visto, jeje). Espero que me hayas venido con las pilitas bien cargadas ¿eh? Que por aquí servidora te ha echado de menos.

Un beso, Santi!

Beeril 4 de septiembre de 2009, 21:04  

Te lo has pasado de fábula, eh??? Anda, anda... Ponte a trabajar ya!!!! Ja ja ja!

Un saludo!

eva-la-zarzamora 4 de septiembre de 2009, 21:14  

Jajaj GE-NI-AL.. un viaje así, de ensueño. Espero que hayas vuelto con la bateria a mil... y dispuesto a soportar la lluvias y más.

Las fotos son muy buenas y por lo que se ve, has disfrutado como un jabato. Me alegra verte tan feliz.
Bienvenido seas, cariño.
Besitos.

zayi 5 de septiembre de 2009, 2:04  

Jó!!! eso sí son vacaciones...yo aquí en casita, con camita de hierro forjado ( pero con sábanas de raso...por el calor que es INSOPORTABLE, comiendo a lo casero,
paseando a familiares que han venido a visitarnos y tomando fotos (pero de ellos, para que se lleven a sus casitas)... de lo más normal todo...
Que bueno que lo hayas disfrutado, que malo lo de la gastroenteritis... (así habrás comido!!!!)
Lindas fotos.
Besitos y Bienvenido.

simplementeyo 5 de septiembre de 2009, 20:08  

Que vacaciones te has pegado, gracias por todos los detalles, ahora si por fin me decido y voy a ver algunos de los sitios que has nombrado ya sé donde comer y donde alojarme, besos.

carla 6 de septiembre de 2009, 2:39  

Que nostalgia de las vacaciones, parece que haya pasado un siglo. Turquia, Galicia, Marbella, Valencia...en fín, hasta el próximo año. Por lo que veo tú también te lo has pasado fenomenal...

Ruth L. Acosta 7 de septiembre de 2009, 6:28  

Mi Santi queridoooooo!!!!!

Hola!!!

Que emoción verte por aqui de nuevo... voy llegando de viaje también, recién me bajé del avión y llegué directo a checar una información, pero ya aquí sentada, aproveché para ver que había de nuevo en el mundo bloguero... y SORPRESA!! Veo que llegaste...

Que gusto me da que lo hayas pasado tan bien... me encantaron tus fotos, tus experiencias, tus relatos, pero sobre todo verte tan bien aunque sea en fotos... fue un viaje genial, increíble el que pasaste... y sí, ya nos contarás más incluyendo muchas más fotos... no sabía que tenías el gusto por la fotografía, se te da muy bien... tus fotos son geniales... gracias por compartirlas con nosotros...

Que gusto saber finalmente de ti, querido amigo... espero que lo hayas encontrado todo bien y que lo que sigue, sea mejor...

Besos aterrizados... ;)

caramelosdementa 8 de septiembre de 2009, 12:22  

Peazo viaje que te has pegaóooooo, que envidiaaaaaaa!!!! La proxima vez que vayas por esos lares, a la que subes de roma pásate por Bomarzo (acojonante...) Bienvenido y muchos besazooooooosss :)

Jeanne 14 de septiembre de 2009, 21:02  

Bueno, bueno y bueno...

No vuelvas a irte a un viaje así dejándome en casaaaaaaaaaaaaaaa.

Me apunto aunque sea para viajar en la maleta y sacar la cabecita de vez en cuando.

La noche de Roma en esa preciosidad de habitación, al menos puedo quedarme en el baño y ya que estoy fuera, me apunto al desayuno en el jardín.

Vale? Dime que si, dime que si, dime que si....

:-)

  © Blogger templates by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP