Sensaciones.

>> miércoles, 13 de mayo de 2009

Como ya he dicho alguna vez, me encanta quedarme mirando a las personas, cuando tengo un poquito de tiempo me gusta sentarme en una terraza y, cámara en mano, intentar retener esos segundos en mis negativos, ahora tarjetas de memoria. Mirar a través del objetivo es cómo sumergirse en otro mundo y parar el tiempo con las personas en actitudes cotidianas, tener la posibilidad de detener el cronometro que nos marca la vida, de concentrar el sentimiento, la sensación. No soy de los de dedo fácil con la cámara, la he paseado por muchos sitios y pese a estar en lugares donde mucha gente hacia fotografías compulsivamente, yo soy de hacerlas cuando algo me llega, puede ser una hoja, una rama, la esquina de un edificio, pero sobre todo lo que más me gusta es la gente, me encanta sentarme en una terraza y ver pasar a la gente, mirar los puestos de mercado, los grupos de personas hablando…es como si ver eso me borrara de la mente hasta qué punto puede llegar el ser humano.
Hoy, estando parado en un semáforo, ha pasado por delante una señora de unos 65-70 años y tras ella una chica de unos 18-20 años, las dos morenas, las dos con el pelo similar, las dos con falda y blusa… era como un salto en el tiempo, como un antes y un después...el fondo se ha difuminado, la imagen ha tornado en blancos y negros, el tiempo se ha detenido…lástima que no llevara mi cámara…

8 Pasearon y charlamos:

ZAYADITH HERNÁNDEZ 13 de mayo de 2009, 15:24  

me gustó mucho...yo también amo la fotografia pero soy de tener cámara en mano siempre...es que tomo muchas para luego quedar con dos o tres.El relato magnifico... excelente!
besitos.

P Vázquez "ORIENTADOR" 13 de mayo de 2009, 19:11  

Yo llevo mi móvil, que tiene una cámara de bastante resolución, pero sabes que me pasa, me da vergüenza fotografiar a la gente y lo hago a calles vacías... como la tuya.

Sonia. 13 de mayo de 2009, 21:41  

oye no andes olvidando la camara... eso no se hac, hombre!, como se te ocurre?,=0P vienes con la mano en la cintura presumiendo lo que viste y no lo muestras, =op lastima que no conocere a las morenazas que viste, pero ahora se que existen en algun lugar, increible como me lo cuentas. Magnifica esa sensacion de congelar momentos, no?

Salud2!

ambarinä 14 de mayo de 2009, 12:05  

Y es que una càmara, es artìculo indispensable para algunas personas...

yo hace un par de dìas, mire a una señora con su nieta, en una azotea, viendo como se llevaban la basura... y las expresiones eran -en efecto- para una fotografìa....

sucediò lo mismo: no llevaba càmara e iba en el transporte rumbo al centro...

Antonio Ruiz Bonilla. 14 de mayo de 2009, 16:37  

Puedes pasear y fotografiar todo lo que quieras en el fin de los tiempos.
Un saludo

Ruth L. Acosta 14 de mayo de 2009, 21:37  

Así es, lástima que no llevabas cámara... hubiera estado genial... es curioso, como tú, siempre cargo con mi cámara en mi carro, aunque no tome muchas fotos... no siempre sucede algo especial, como para que valga una foto y lo chistoso es que cuando no la tengo, es cuando la necesito...

Un besotototote hasta Zaragoza con cariño.

Raquel 15 de mayo de 2009, 2:18  

Suele pasar,que cuando llevas la cámara en mano no ocurre nada interesante, en cambio el día que ocurre.. me cachisss!! que me he olvidado la cámara en casa !!! jajaajaja
Es la ley de Murphy

Y digo yo..la gente no te mira raro cuando la enfocas con la cámara?? jejejeje

ana 23 de mayo de 2009, 16:31  

Aunque no lleves camara, esas instantaneas se quedan grabadas de por siempre ya en tu calle vacia.
Eres genial.

  © Blogger templates by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP